Prestamos Privados

22.05.2019

En búsqueda de informar a los clientes acerca de los diferentes tipos de préstamos que hay en el mercado en donde explicamos para que sirven, como se utilizan, los requisitos y condiciones que tienen cada uno de ellos, hoy en este artículo hablaremos de los préstamos privados, es decir, préstamos en donde los prestamistas particulares ya sea a través de financiera o actuando como inversores privados por cuenta tienen un papel muy importante.

En el artículo trataremos sobre todo que se necesita por parte de cliente para poder tramitar uno de estos créditos de prestamistas privados, no obstante, también explicaremos un poco su procedimiento pues aunque esto ya lo hemos explicado convenientemente en otros artículos creo es necesario hacer una especie de recordatorio.

¿Requisitos de tramitación de los préstamos privados?

En primer lugar, lo que necesita aportar el cliente es un aval en forma de inmueble o vehículo. Normalmente, los préstamos privados se dan cuando se usa un inmueble por medio, pues cuando se usan vehículos el nombre del producto financiero pasa a llamarse "préstamo sobre coche" o en su defecto "empeño de vehículos", que básicamente es lo mismo.

Es decir, si el cliente no tiene uno de estos avales no podría tramitar un préstamo privado también llamado préstamo de capital privado sino que tendría que pasar a llamados préstamos personales, los cuales por desgracia para los clientes tienen otras condiciones y requisitos diferentes. Es por ello que desde A&D Gestión Financiera siempre aconsejamos a los clientes que necesitan dinero antes de realizar la solicitud del crédito se informen sobre los requisitos del préstamo que les interesa para ver si cumplen o no con las condiciones, para que en caso de no cumplirlas al pedir asesoramiento financiero a la persona que nos atienda esta nos diga que otros préstamos pueden ser viables según nuestra situación, en caso claro de que exista alguno en la empresa.

En caso de que el cliente disponga de aval esto no garantiza la operación, ya que primero lo que hay que ver es si el aval sirve para hacer frente al préstamo. Aquí nos gustaría decir que no todos los clientes tienen claro el concepto de aval, es decir, muchos piensan que al hablar de aval nos estamos refiriendo a un aval personal, o lo que es peor, se piensan que aportando un aval con hipoteca esto es suficiente para tramitar el préstamo.

Un inmueble con una hipoteca encima no sirve como aval para el nuevo préstamo que se tramita, sí que sirvió en su día como aval, pero al tener una hipoteca encima no es suficiente para estos préstamos privados. En consecuencia, lo que se necesita es que cliente aporte un inmueble libre de cargas o con muy pequeña carga que realmente sirva como garantía, y esto no es que solo se pida en los préstamos privados, si vas al banco, financiera o cualquier otro establecimiento financiero de crédito y te piden un aval inmobiliario, tendrás que aportar en todos ellos un aval sin cargas. En ese sentido la financiación privada funciona exactamente igual.

Te vamos a poner varios ejemplos para explicar varias de estas situaciones que suele repetirse con demasiada frecuencia:

-Un cliente quiere un préstamo de 40.000€. Afirma disponer de un aval con el que hace frente a la operación financiera, no obstante, en ningún caso menciona el hecho de que el inmueble tiene cargas, no solo eso, sino que esconde la información. Según dice el inmueble está libre de cargas, pero, al solicitar la nota simple comprobamos como el inmueble que tiene cargas, algo que de por si imposibilita tramitar la operación salvo en limitadas excepciones.

¿Limitadas excepciones?

Si, por ejemplo, si el inmueble tiene una carga de 10 000€ y el cliente quiere 30.000€ siendo posible aprobarle una operación de 40.000€ en lugar de aprobar un préstamo 30.000€ en segunda carga lo que haremos será aprobar un préstamo de 40.000€ en primera.

Por desgracia esto no se suele poder hacer siempre ya que la hipoteca que le queda al cliente del otro préstamo no suele ser una cantidad pequeña o residual, sino que suele sobrepasar los límites fijados de riesgo.

-En este segundo ejemplo un cliente quiere un préstamo de 10 000€ por la vía del préstamo de capital privado al encontrarse el cliente en un registro de morosidad. Al decirle que necesitamos un aval dice que puede aportar un inmueble valorado en 15 000€ pero que tiene una carga de 80 000€. Esto por desgracia hace que el aval utiliza no pueda ser usado, sino que se le pedirá un aval diferente, y en caso de que no tuviese otro se denegaría la operación.

- En este tercer ejemplo, el aval utilizado no tiene ninguna hipoteca encima pero sin embargo está siendo utilizado como aval de otra operación. Un aval que está sirviendo como garantía de otro préstamo no puede ser usado como aval ya que por regla general no hay margen suficiente.

¿Qué queremos decir con todo esto?

Lo que pretendemos dejar claro es que no todos los avales sirven en una operación d crédito, da igual si es por la vía bancaria o bien por la vía privada ya que en principio requisitos y forma de tramitación es la misma en ambos tipos de financiación.

En cuanto al procedimiento que se siguen en los préstamos privados es el siguiente: L haremos de manera resumida ya que en otros artículos lo hemos explicado de mane detallada

❶ Solicitud del préstamo.

❷ Análisis de la documentación recibida.

 ❸Aprobación o denegación del crédito.

❹En caso de aprobación del préstamo se le presentan al cliente los números, dicho de otra              manera, la oferta de préstamo.           

❺ En caso de que al cliente le interese firmar la operación, se firma en notaria.

A&D Gestión Financiera

aeid.alejandro@gmail.com